La diabetes y tu salud ocular

Si eres diabético sabrás la obligación que tiene acudir al oftalmólogo anualmente ya que puede repercutir seriamente en su salud ocular.

Si la diabetes afecta al torrente sanguíneo humano debido a la alta concentración de azúcar, imagina la repercusión que puede tener en la innumerable cantidad de vasos sanguíneos que se presentan en retina. La diabetes origina una enfermedad conocida como “retinopatía diabética”.

En sus fases iniciales no presenta síntomas, de ahí la importancia de su detección temprana y revisión rutinaria oftalmológica de forma periódica. Si evoluciona puede generar daños graves acompañados de pérdida de visión, llegando a ocasionar incluso ceguera en los países más subdesarrollados.

Cualquier persona con diabetes puede padecer esta patología pero la probabilidad aumenta si el paciente tiene los siguientes factores de riesgo:

  • Padecer diabetes de manera prolongada en el tiempo
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Embarazo
  • Consumo de tabaco

¿Cómo puedo detectarlo?

  • Visión borrosa y pérdida progresiva de la misma
  • Visión con sombras o pérdida de zonas de visión
  • Moscas volantes
  • Dificultad de visión por la noche con poca luminosidad
  • Dificultad para diferenciar los colores

El tratamiento depende en gran medida del grado de evolución de la retinopatía diabética y de su gravedad, por eso está orientado a disminuir o detener el avance de la enfermedad. Consiste en la inyección de un láser para cerrar los vasos sanguíneos que están afectados en retina. El éxito del tratamiento no depende solo de su detección temprana, la vigilancia o tratamiento por parte del oftalmólogo, sino de la actitud y cuidado propio del paciente tanto en la ingesta de los medicamentos como el cumplimiento de la dieta para controlar la diabetes.

Cuídate y cuida tu visión.

Nos vemos.